Este  vídeo presenta una Entrevista de la Periodista Ana Alicia Alba al Dr. Claudio Cárdenas en el canal Venevisión.

Los dispositivos tecnológicos que desde hace un par de  décadas se encontraban en nuestros estudios, bibliotecas y áreas de trabajo, al modernizarse y hacerse más pequeños, y tener siempre conexión a Internet, han saltado a nuestros dormitorios, y específicamente a nuestras camas. Han suplantado los clásicos despertadores y han permitido resolver tareas laborales, que normalmente  ejecutábamos en el trabajo, en nuestras horas de descanso y entretenimiento. Han pasado a ser el mejor compañero de la almohada de muchos adolescentes y adultos  jóvenes, y estos, aunque nos ha simplificado la vida y han mejorado nuestra comunicación en muchos sentidos, si son mal empleados, pueden menoscabar nuestra calidad de sueño, e inclusive dificultar la aparición del mismo.

Antes de dormir, el uso constante de dispositivos móviles, tablets, laptops, entre otros, otorgan un “extra” de estimulación luminosa a nuestros ojos, lo que nuestro reloj biológico entiende como que “es de día”, generando alteraciones del patrón sueño-vigilia. Adicionalmente, el establecer comunicaciones personales y laborales en cama, genera un desequilibrio que propicia la actividad cerebral, lo que libera una serie de neurotransmisores y sustancias que logran extinguir el sueño.

Durante el sueño, el dejar el celular cerca de la cama o en la misma con el sonido activado, puede generar al momento de llegar un mensaje, un microdespertar. La persona no nota este microdespertar, debido a que no recupera completamente conciencia, pero si genera modificaciones en la arquitectura normal del sueño si se repiten constantemente durante la noche.

Existen muchos mecanismos adicionales tanto neurobiológicos como psicológicos que hacen que estos dispositivos empleados de forma inadecuada puedan generar alteraciones del sueño, pero en vista que es una extensa lista, nos limitaremos a otorgar una serie de recomendaciones para evitar que esto suceda.

  • Establece un horario para desactivar todos los “extra” del dispositivo móvil. Twitter, Facebook, Mensajes de BBM y WhatsApp y que solo funcione la linea telefónica para recibir llamadas de emergencia. En caso de alguna urgencia te contactaran llamandote
  • Disminuye el brillo de la pantalla de tu dispositivo movil, tablet o laptop, para de esa forma recibir una estimulación luminosa menor que no desajuste tu reloj biológico
  • En la medida de lo posible evita usar el telefono, tableta o laptop en la cama. Recuerda que la cama es para dormir y para el sexo, para más nada
  • Procura no ver la hora en la noche al despertarte, mucho menos en el teléfono. El darte cuenta que es de madrugada y te has despertado generará más ansiedad y te quitará el sueño, y adicionalmente te veras tentado a revisar cualquiera de las aplicaciones que tenga algo pendiente
  • Aprende a diferir conversaciones laborales y personales que no son urgentes. Respeta tu horario de sueño, y enseña a los demás a respetarlo. No hay que ser descortés, un simple y educado “esta bien, lo conversamos mañana” no debería traer mayores inconvenientes
¡Buenas Noches!
Dr. Claudio César Cárdenas
ccardenas@durmiendomejor.com