La enfermedad de Parkinson es uno de los trastornos neurológicos pertenecientes al grupo de los Extrapiramidales. Es un desorden del movimiento caracterizado por enlentecimiento  (Bradiquinesia), rigidez y temblor. Es debido a las alteraciones a nivel de los ganglios de la base, tallo y sistema autonómico, entre otras estructuras del sistema nervioso, que el paciente con esta condición puede desarrollar trastornos del sueño.

Aunque el médico pocas veces lo pregunte y el paciente pocas veces lo manifieste, son frecuentes los síntomas relacionados a perturbaciones del sueño en esta condición. Entre ellos encontramos:

Insomnio: es frecuente que el paciente con enfermedad de Parkinson tenga dificultad para conciliar el sueño. El proceso de organización del inicio y el final del sueño en estos pacientes se altera con mucha frecuencia, inclusive en etapas muy tempranas de la enfermedad.

Fragmentación del sueño: El paciente con este trastorno del movimiento, puede tener múltiples despertares durante la noche, más de lo normal. Adicionalmente, el moverse durante la noche se hace muy difícil y lento, principalmente debido a la rigidez, que dificulta que el paciente tenga agilidadal voltearse en la cama durante la noche.

Cansancio: Debido a las causas anteriores, y también por causa de algunos de los medicamentos, estos pacientes se pueden sentir constantemente cansados, lo que deteriora mucho su calidad de vida, al afectar sus actividades diurnas.

Movimientos periódicos de piernas: Es frecuente que estos pacientes tengan movimientos frecuentes y periódicos de las piernas durante la noche, lo que aumenta el número de despertares y empeora el sueño tanto de el como de su compañero(a) de cama, lo que dificulta mucho la relación de pareja.

Temblores nocturnos: En ocasiones, cuando el paciente presenta un microdespertar durante la noche (como es normal en cualquier individuo), este evento es intensificado por la aparición de temblores al momento de despertarse, lo que interrumpe más la continuidad de su sueño y favorece la fragmentación.

Trastorno del comportamiento asociado a sueño REM: Es frecuente que en muchas ocasiones, el compañero o compañera de cama note que el paciente “actúa sus sueños”, es decir, pareciera que fuera participe del sueño, cuando normalmente debería estar “bloqueado” como suele ocurrir en cualquier individuo. El paciente estando dormido puede gritar, discutir, golpear, patear e inclusive pararse, correr, entre otros comportamientos. Esto puede también afectar mucho el sueño del compañero o compañera de cama lo que en ocasiones obliga a la pareja a dormir en camas separadas.

Pesadillas: Es frecuente que los sueños que presente el paciente, en vez de respetar el patrón típico por todos conocidos, sean bastante activos, agresivos y muy estresantes, lo que provoca muchos despertares durante la noche.

Trastornos respiratorios durante el sueño: Debido a los problemas antes mencionados en la esfera del movimiento y anatómicamente en el tallo cerebral, es frecuente que el paciente presente “paradas” respiratorias durante la noche, con un mayor riesgo de apnea obstructiva y central del sueño. Esto provoca caídas de la oxigenación y aumentos de la presión arterial, agravando el cuadro ya degenerativo de esta condición.

Es por estas, entre otras causas, que el paciente con enfermedad de Parkinson debe ser interrogado sobre su calidad de sueño, sobre su nivel de alerta durante el día y se le debe consultar a su compañero o compañera de cama sobre algunos de los síntomas antes mencionados. De igual forma, si su médico lo considera, el paciente debería ser evaluado por medio de un estudio de sueño (Polisomnografía) para buscar alternativas terapéuticas para mejorar su sueño, ya que es ampliamente conocido que a medida que el paciente con este trastorno del movimiento duerma mejor, se sentirá mejor de su patología durante el día.

Dr. Claudio César Cárdenas

Medicina Interna – Neurología – Polisomnografía

ccardenas@durmiendomejor.com

Fuente:

  • Antonio Culebras – Clínical Handbook of Sleep Disorders. Butterworth Heinneman, 1996
  • Parkinson, J.: Essay on the shaking palsy. London. Sherwood, Neely and Jones. 1817. p. 17
  • Charcot, JM: Lectures on the diseases of the nervous systems. London. The New Sydenham Society lecture. 1877, p 147
  • Langston, J.W. (2006). The Parkinson’s complex: parkinsonism is just the tip of the iceberg. Annals of Neurology, 59 (4): 591-6.
  • Kryger, Meir; Roth, Thomas. Principles and Practice of Sleep Medicine. Elsevier Saunders. Fourth Edition