El siempre paga los platos rotos. Bien sea porque tenemos mucho trabajo, mucho que estudiar, un compromiso, reunión, fiesta o porque sencillamente queremos ver un programa de televisión o una película, el sueño es el sacrificado.

Si verdaderamente estuviéramos concientes de la sensación de bienestar y como se ve la vida durmiendo mejor, dejaríamos de maltratar nuestro sueño en un instante.

De hecho, desde el punto de vista cultural, el dormir mucho se encuentra estigmatizado en el inconciente como un signo de flojera u holgazanería, o que el sacrificar el sueño es sinónimo de fortaleza o de trabajo duro. Muchos padres se sienten orgullosos porque sus hijos amanecieron estudiando para un examen, o porque “se quemaron las pestañas” para una prueba. En ocasiones también el dormir es usado como castigo, al mandar a los hijos a la cama temprano porque se portaron mal o porque no cumplieron tal o cual orden, generando esto una percepción negativa del sueño desde la infancia.

Nosotros mismos, nos obligamos a acostarnos muy tarde y a levantarnos temprano porque no hicimos tal o cual tarea, que muy probablemente, habiendo dormido bien, la hubiéramos completado en menos tiempo y sin dar tantas vueltas. Los fines de semana o días de asueto, los usamos para realizar todas aquellas cosas que no pudimos completar durante la semana, en vez de aprovechar el tiempo y recuperar todo ese sueño perdido.

Dormir no es perder tiempoInclusive en ocasiones nos sentimos mal o culpables, porque de repente nos despertamos tarde un sábado y “perdimos la mañana” o porque sencillamente tomamos una siesta un domingo en la tarde de 3 horas. Dormir no es perder tiempo. Dormir la cuantía adecuada de sueño es altamente saludable y beneficioso tanto para nuestro cuerpo como para nuestro cerebro.

¿Que beneficios tiene el dormir bien en nuestro cuerpo y mente?. ¡Muchos! intentare resumirlos en unas cuantas lineas:

  • Regula la presión arterial
  • Controla y disminuye las pulsaciones cardíacas
  • Mejora el apetito y el deseo sexual
  • Mejora el desempeño sexual, favorece el orgasmo en la mujer y la erección en el hombre y retarda la eyaculación
  • Retarda el envejecimiento de la piel, especialmente en el rostro
  • Disminuye el apetito y contribuye al control de peso
  • Favorece el vaciamiento del estomago y mejora la digestión
  • Relaja los músculos en el cuerpo, evitando contracturas, malestares y dolores de espalda
  • Favorece la respiración profunda y la oxigenación de los tejidos
  • Mejora el estado de animo, favorece la sensación de bienestar
  • Mejora la memoria, la concentración, el desempeño de actividades que requieren habilidad mental
  • Ayuda a organizar las ideas, a priorizar las tareas, a la toma de decisiones
  • Mejora las relaciones interpersonales, favorece la tolerancia, y ayuda al consenso de ideas
  • Mejora el control de los impulsos, evita la toma de decisiones abruptas

¡Entre estos, también muchos otros beneficios! ¡El sueño es uno de los pocos remedios naturales con los que contamos que verdaderamente funciona!. 

Dormir no es perder tiempo, es ganar vida, ganar bienestar, es disfrutar mucho más esa pelicula, esa fiesta, ese rato en familia. Es sentirte mucho mejor en tu trabajo, en tu rutina diaria, es enfrentar la vida con una sonrisa.

Dormir mejor, es vivir mejor. Organiza bien tus tareas, tus compromisos, probablemente si tienes que sacrificar tu sueño, quizás estas intentando abarcar demasiadas cosas, más de lo que verdaderamente puedes cumplir. Piénsalo.

Dr. Claudio César Cárdenas

ccardenas@durmiendomejor.com