Desde tiempos inmemorables, el ser humano ha considerado al ronquido como un sinónimo de buen sueño. Inclusive en la actualidad las personas mencionan cosas como “¡durmió profundo! ¡ronco toda la noche!” o bien ” ¿como que pasó mala noche?, si yo lo oí roncar todo el tiempo”. Nada más alejado de la realidad.

Aunque si bien es verdad que roncar ocasionalmente no es francamente patológico, los roncadores persistentes (las personas que roncan todas las noches), no tienen precisamente un buen sueño.

Antes de que se conocieran como tal los Trastornos Respiratorios Relacionados al Sueño (entre ellos la apnea obstructiva del sueño) y que el ronquido fuera un síntoma cardinal en todos ellos, ya Lugaresi y colaboradores escribieron en el año 1975 la siguiente aseveración:

“ —En fuertes roncadores la presión arterial sistémica alcanza durante el sueño niveles superiores a los de la vigilia, en vez de disminuir normalmente”

“—Adicionalmente, los efectos del ronquido en la ventilación alveolar y en la presión sanguinea durante el sueño, sugieren que los fuertes y constantes roncadores tienen implicaciones fisiopatológicas para el aparato cardio circulatorio”

En la actualidad, y desde los trabajos del eminente médico e investigador Christian Guilleminault, cientificos alrededor del mundo han determinado que la apnea obstructiva del sueño (cuyo síntoma principal es el ronquido) es un factor de riesgo reconocido para hipertensión arterial. Esto principalmente a causa de la importante fragmentación del sueño (muchos despertares inconcientes) y al esfuerzo respiratorio (el pujo para desobstruir las vías respiratorias).

Inclusive se estableció en el Wisconsin Sleep Cohort Study, que el paciente roncador con apnea obstructiva del sueño no tratada, desarrollará en su mayoría hipertensión arterial en los proximos 4 años al diagnóstico.

Por lo tanto, si usted es roncador persistente, o está presentando hipertensión arterial; o es hipertenso en tratamiento de dificil control, consulte a su médico sobre la necesidad de realizarse un estudio de sueño, ya que este es el patrón de oro internacional para diagnosticar si usted presenta o no algun trastorno respiratorio durante el sueño

Fuentes:

  • Lugaresi E,Coccagna G, et al. Snoring, Snoring. Clin Neurophysiol. 1975 39.1. 19
  • C Guilleminault, A Tilkian, and W C Dement. The sleep apnea syndromes. Ann Rev Med. 1976. 465-484
  • Nieto FJ, Young TB, et al. Association of sleep disordered breathing, sleep apnea, and hypertension in a large community based study. Sleep heart health Study. JAMA 2000;283:1829-1836
  • Peppard PE, Young T, et al. Prospective study of the association between sleep-disordered breathing and Hypertension. N Engl J Med. 2000;342:1378 – 1384
Dr. Claudio César Cárdenas
www.durmiendomejor.com