Ya venías durmiendo un poco mal estos últimos 6 meses, lo sabemos. Desafortunadamente, la calidad de tu sueño en el último trimestre del embarazo disminuirá aún más que en los dos trimestres anteriores. La mayoría de las mujeres reportan  importantes alteraciones del sueño y se sienten físicamente incómodas. Comentan que les cuesta más iniciar el sueño y que presentan muchos despertares, menos sueño total y mucha somnolencia matutina. Los estudios científicos reportan que en este periodo del embarazo un 70% de las mujeres presentan importante incomodidad para encontrar una posición agradable para dormir, 85% se despiertan frecuentemente por la necesidad de ir al baño a orinar, 45% se sienten con mucho calor o sudorosas, y un 40% son despertadas por los movimientos del bebé.

Adicionalmente, los calambres que presentaban un 20% de las mujeres en los dos primeros trimestres, ahora lo experimentarán un 75% de ellas y, un 20% de las mismas, desarrollará síndrome de piernas inquietas, así como sensaciones molestas en manos, pecho y en algunos casos pesadillas. 

A pesar de toda esta lista de síntomas desconcertantes, la arquitectura del sueño solo se ve mínimamente afectada; el sueño REM se mantiene igual o solo disminuye ligeramente, haciendo que tu capacidad para estar alerta y funcionar bien no se vea afectada.

¿Qué puedo hacer para mejorar mi sueño en el tercer trimestre?

  • Duerme, duerme y duerme. Tendrás que aumentar el tiempo que duermes y darte una mayor oportunidad de dormir. Las ocho horas regulares no serán suficientes.
  • Procura acostarte sobre tu lado izquierdo. Es la posición más cómoda para ti y para tu bebé.
  • Reserva un tiempo de la tarde, después del almuerzo, para dormir la siesta y rendir así el resto del día.
  • Baja un poco el termostato del aire acondicionado. En esta época serás más susceptible al calor.
  • Aumenta la cantidad de agua que consumes en la mañana y en la tarde. Disminuye la de la noche, así no te levantarás tanto para ir al baño.
  • Evita comer abundantes cantidades de azucares y carbohidratos en la noche para que tu bebé se quede un poco más tranquilo y no te despierte tanto. Él también necesita dormir.
  • Consume principalmente frutas frescas o en jugos (sin azúcar) para que no te molesten tanto esos calambres.
  • Procura hacer una corta caminata todos los días, para que mejores la circulación en las piernas.

Bueno, ya sabemos que no es la mejor época del embarazo para dormir, pero !anímate, ya falta poco! Muy pronto tendrás a tu bebé entre tus brazos y lo podrás acariciar, besar y abrazar. Te aseguramos que todos estos momentos incómodos se borrarán de tu mente.

¡Nuevamente felicitaciones! y ¡Feliz día de las madres!

Dr. Claudio César Cárdenas

ccardenas@durmiendomejor.com

Fuente: Kryger M, Roth T, Dement W. Principles and Practice of Sleep Medicine. Fourth Edition. Elsevier Saunders.