Son las 9 de la noche de un día de semana, al día siguiente tienes que levantarte muy temprano para irte al trabajo, pero tu hijo esta despierto como si fueran las 4 de la tarde y tu niña quiere seguir jugando a las princesas, y te dicen: “¡Pero mamaaaaa, no tengo sueño!” o bien “¡Pero yo quiero dormir contigo!”. Tu no sabes que hacer, llevas semanas peleando con eso, y al final, ya cansado dices: “Bueno, esta bien, pero mañana duermes en tu cama”. Y esto se repite todos los días.

El insomnio infantil es el desorden del sueño más frecuente en niños, y afecta a un porcentaje cada día mas ascendente. Sus principales consecuencias las vemos al día siguiente, no podemos levantar al niño, hay que vestirlo medio dormido, se duerme en clase y sus notas bajan. Cuando lo vamos a buscar esta demandante, exigente, irritable, como si todo le fastidiara, y no sabemos por qué está tan inquieto e hiperactivo.

Luego de los 6 meses de edad, los niños comienzan a tener un horario de sueño que ya se ajusta al día y la noche, pero a medida que van creciendo, sin darnos cuenta, vamos afectando sus hábitos, sobrestimulándolo, y haciendo que él no aprecie el sueño como debería. Usamos la hora de dormir, como un castigo cuando se porta mal, y convertimos su cuarto en un parque infantil de alta tecnología y muchos colores, plagado de imágenes y afiches de sus personajes favoritos, pensando que esto lo hará querer más su habitación y dormir, cuando el verdadero responsable de su insomnio, es nuestro propio desorden.Sleepless-Child-300x200

El 90% de los casos de insomnio infantil son ocasionados inconscientemente por sus padres, y tienen que ver con dos mecanismos generales:

  • Insomnio de inicio de sueño: El quedarse dormido se hace un proceso extenso que requiere condiciones especiales. Las asociaciones de sueño son altamente problemáticas y demandantes y al estar ausentes, el inicio de sueño se retrasa significativamente o se interrumpe y los despertares nocturnos requieren la intervención de padres o cuidadores para reconciliar el sueño
  • Insomnio por establecimiento de límites: El infante presenta dificultad para mantener e iniciar sueño, rehusándose a ir a la cama o a regresar a ella luego de un despertar nocturno. Esto es generalmente a causa de que el cuidador o padre presenta límites insuficientes o inapropiados en la conducta del niño, desestructurando su hábito de sueño normal.

El evitar o minimizar las asociaciones inadecuadas y establecer límites apropiados, son la clave para solventar el inconveniente, y así recuperar el hábito de sueño saludable en el niño.

Sabemos que estas un poco desesperada y que quieres la receta mágica, pero es un proceso que requiere paciencia y perseverancia. En el siguiente apartado hablaremos con detalle de los mecanismos y cómo solventar los inconvenientes.

Buenas noches y dulces sueños

Dr. Claudio César Cárdenas

durmiendomejor@gmail.com